ThyssenKrupp se une a Microsoft para que no esperes el ascensor

no esperes el ascensor

Puertas que se abren una y otra vez o que lo hacen con extrema lentitud, ruidos continuos y la última y temida fase: el cartel de fuera de servicio. La empresa alemana ThyssenKrupp, que en el último ejercicio facturó en su área de ascensores 6.400 millones de euros en todo el mundo, se ha propuesto que los problemas de los ascensores sean cosa del pasado.

La compañía ha lanzado este martes en Nueva York el sistema MAX, a cuyo acto de presentación ha sido invitado EL PAÍS, una tecnología desarrollada junto a Microsoft durante dos años con la que espera ser capaz de prever cualquier avería y arreglarla antes de que entorpezca el funcionamiento del aparato.

La compañía calcula que la suma de las esperas de los 1.000 millones de personas que cada año usan alguno de los 12 millones de ascensores activos, hace que se pierdan 190 millones de horas —el equivalente a 217 siglos—, una cifra que, según la empresa germana, se reduciría a la mitad si todos los aparatos llevaran el nuevo sistema. Un ahorro de tiempo que redundaría también en un aumento de la productividad empresarial.

Para lograr este ahorro de tiempo, los ascensores de ThyssenKrupp llevarán un dispositivo valorado en 200 dólares que transmitirá información a la plataforma en la nube Microsoft Azure. Allí, un algoritmo calculará la vida útil de los sistemas y componentes de cada ascensor y permitirá a las más de 20.000 personas que forman el servicio técnico del grupo alemán intervenir para repararlos o reemplazarlos antes de que la incidencia provoque una avería, en una suerte de Minority Report de los ascensores, la película de ciencia ficción dirigida por Steven Spielberg en la que la policía usaba un sistema que le permitía detener al delincuente antes de que cometiese el delito. Del mismo modo, el programa MAX utilizará las cantidades ingentes de datos que reciba cada día para predecir los problemas y anticiparse.

Como programa piloto, la nueva tecnología se instalará en 180.000 ascensores de Norteamérica y Europa en el próximo año y medio, con EE UU, Alemania y España como primeros países en los que se implantará. El grupo tiene una importante presencia en España, con 130.000 ascensores de la marca, una facturación de más de 600 millones de euros y más de 5.000 empleados, parte de los cuales trabajan en los centros de innovación de Móstoles y Villaverde (ambos en la Comunidad de Madrid) y Gijón (Asturias).

La extensión del programa se extenderá después a otros países de Asia y Latinoamérica, y en dos años la empresa quiere que esté disponible en el 80% de los ascensores que posee en todo el mundo.

España es el quinto país con más ascensores del mundo, con 880.000 unidades, en un ranking claramente liderado por China (3,2 millones) y EE UU (aproximadamente un millón). Las cifras actuales se quedan, sin embargo, cortas ante las proyecciones demográficas de Naciones Unidas, que indican que en 2050 vivirán cerca de 9.100 millones de personas en ciudades, un 70% de la población global. De cumplirse esta previsión, se multiplicaría el número de edificios y, por tanto, de ascensores. "El reto es mantener esos ascensores sin problemas", ha afirmado durante el acto de lanzamiento del nuevo sistema Andreas Schierenbeck, consejero delegado del área de ascensores de ThyssenKrupp, que ha reconocido que se trata de una industria tradicionalmente conservadora, una realidad con la que quieren romper ahora centrando la mirada en avances tecnológicos para el sector.

“Todas las industrias pueden transformarse con la tecnología”, dijo en un mensaje grabado para la ocasión Satya Nadella, consejero delegado de Microsoft. “La tecnología es clave para llevar a una compañía tradicional a la nueva era”, señaló el jefe de operaciones de Microsoft, cuyo equipo de ingenieros ha trabajado conjuntamente con los de la empresa alemana.

Contacto

Calle 134 # 107 B - 14
Tel:  (+571)  697 66 21
 (+57) 316 743 05 20

facebookskypewhatsapp

platinoblanco